Conoce nuestra historia

 
Hace ya algunos años, por lo menos desde 1968, el sistema político mexicano representado en ese entonces por el priista Gustavo Díaz Ordaz, daba una clara demostración de hasta dónde estaba dispuesto a llegar para cuidar los privilegios y los intereses de la casta política (genocidio del 2 de Octubre de 1968).

Desde ese entonces Luis Echeverría Álvarez quien inició desde la Secretaría de Gobernación, la ominosa y terrible práctica de la desaparición forzada y que proliferó como mala yerba durante todo su mandato presidencial y en los que le han sucedido, que los sitúa en la historia a la par de las dictaduras militares de América Latina.

Toda protesta y movilización social ya fuera obrera, campesina, popular o estudiantil, eran reprimidas y quienes participaban en ella fueron asesinados, encarcelados o secuestrados y llevados a los campos militares y bases navales que fueron en su momento las cárceles clandestinas del mal gobierno de México.
Se trató de sembrar el terror en la población mediante el Terrorismo de Estado basándose en la “Doctrina de Seguridad Nacional”.

Ante tanta barbarie, ante las constantes violaciones a la ley y a los derechos humanos, ante la desaparición y la tortura y las cárceles llenas de presos políticos, después de dos años de andar solas madres y demás familiares de los desaparecidos políticos acudimos al llamado de los presos políticos de Monterrey y el 16 de abril de 1977, junto a ellos formamos el Comité Pro Defensa de Presos, Perseguidos, Desaparecidos y Exiliados Políticos de México, también conocido como ¡EUREKA! que adquirió carácter nacional los días 7 y 8 de agosto del mismo año.

A partir de entonces se inició de manera coordinada esta larga y difícil lucha que no ha sido en vano. A pesar de la desigualdad de la fuerza, cuando nadie en México pensaba que era fundamental la lucha por los derechos humanos, cuando nadie se organizaba para su defensa, los familiares de los detenidos desaparecidos fuimos el motor de un gran movimiento que después de varias huelgas de hambre como la del 28 de agosto de 1978 en la Catedral de México y la formación del Frente Nacional Contra la Represión, de la denuncia ante organismos internacionales defensores de derechos humanos, se logró que se aprobara una Ley de Amnistía mediante la cual fueron liberados 1500 presos políticos, 2000 órdenes de aprehensión no se llevaron a efecto, regresaron al país 57 exiliados y 148 detenidos desaparecidos fueran liberados de las cárceles clandestinas. De aquella lista original todavía nos faltan 557.

La Memoria de esta lucha, el bagaje acumulado durante todo este tiempo es insustituible y es por eso que se anhela de quien transite por el MUSEO CASA DE LA MEMORIA INDÓMITA (MuCMI) se lleve consigo el conocimiento de la historia que los malos gobiernos mexicanos han querido enterrar y la convicción de luchar para que la desaparición forzada no exista más en ningún lugar de la tierra. Una acción sincera o una palabra honesta ante el mundo, a favor de los desaparecidos, enaltece la figura de quien la hace o la pronuncia.

En el 2005 después de 30 años de lucha en ese entonces, El Comité ¡Eureka! planificó crear un museo sin la intervención del gobierno Mexicano que es el causante del desastre humanitario que ocurre en el País. No somos institucionales. Somos independientes.

El 16 de marzo del 2006 el Comité de Patrimonio Inmobiliario durante su quinta sesión extraordinaria, otorgó a favor de la asociación civil del Comité ¡Eureka! "POR LA VIDA Y LIBERTAD DE LOS DESAPARECIDOS”, A.C el Permiso Administrativo Temporal Revocable a título gratuito para el uso y aprovechamiento del bien de dominio público, respecto del inmueble ubicado en la calle de Regina no. 66, Colonia Centro, Alcaldía Cuauhtémoc en La Ciudad de México que forma parte del patrimonio del mismo. Permiso donde destaca el uso y aprovechamiento del inmueble para la construcción de un museo que constituya un acervo histórico.

Por trabajos de reparación fue hasta 18 de abril de 2012 que se entregó el inmueble a Doña Rosario Ibarra de Piedra por ser la presidente de la Asociación Civil. y a partir de ese día hasta el 12 de junio del 2012 se realizó la instalación museográfica. En acto solemne y muy concurrido inauguramos el MuCMI el 14 de Junio del mismo año.

Una de la razones que dio origen al Museo es de continuar la denuncia siempre por medios pacíficos, la exigencia de justicia para nuestros amados familiares, cosa que no ha sucedido, y que se siembre y mantenga en la conciencia de los visitantes la necesidad de erradicar de la faz de la tierra la práctica abominable de este delito de lesa humanidad que es la desaparición forzada de personas.

El propósito del MuCMI es generar un espacio en donde los crímenes del Estado cometidos en el país se expongan a través de información testimonial y jurídica de los casos de violación a los Derechos Humanos, la presentación de los registros escritos, audiovisuales y jurídicos de la lucha del Comité ¡Eureka! así como un espacio para la difusión, promoción y formación ciudadana al respecto de los derechos humanos. La Memoria Indómita combate y denuncia la represión y persecución, así como exponer que la libertad y las garantías individuales deben ser prioridad y siempre respetados.

Hay que destacar que el núcleo de la muestra expositiva emana del archivo del Comité ¡EUREKA! Es importante para las actuales y las nuevas generaciones este archivo por lo que logramos firmar un Convenio con la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) para la organización, clasificación, digitalización, conservación y generación de instrumentos de consulta.

La contribución de las personas que han acompañado la lucha y de los nuevos solidarios hacen posible el rediseño en el MuCMI para continuar en el camino ante los intentos gubernamentales de exterminar, con la intimidación o por el transcurso de los años, a los que con dignidad no claudican y exponen la contundencia de los hechos como prueba.

En el MuCMI se revaloriza la Memoria como patrimonio colectivo: los documentos y las imágenes de los seres queridos son los protagonistas y son los que llaman a continuar alertas y dignos. La exposición muestra el potencial del Movimiento Social aún en condiciones de desventaja. La apertura a la ciudadanía, dando un vistazo a la historia reciente, confirma la identificación de la población con aquellas personas que hicieron a un lado su seguridad individual para conquistar los sueños del gran pueblo mexicano.

La denuncia a través del arte es nuestra tarea. Todo este trabajo es de una profunda convicción para poner al descubierto el verdadero rostro del gobierno mexicano al exponer que la Injusticia, la Impunidad, la Simulación y la Corrupción han transitado por todo el territorio nacional. Con la Muestra las generaciones jóvenes hacen una relectura para dar un significado al Terrorismo de Estado a la vez que recupera la tenaz lucha de un grupo de madres.

Por ello uno de nuestros puntos de interés son las exposiciones de los movimientos sociales, siendo el tema principal que nutre nuestras exposiciones temporales e itinerantes.

Somos un Museo comprometido con las expresiones artísticas que trabaja en conjunto con músicos, fotógrafos, pintores, escritores, talleristas, cooperativas, creadores de documentales, diseñadores, historiadores y académicos ofreciendo un análisis de la situación. Esta dinámica contribuye a que la lucha, que todos los Gobiernos conservadores se han esforzado en ocultar, sea visible para miles de mexicanos y extranjeros. Esta contribución para apuntalar la Memoria acompañada con el arte y la discusión amplía notablemente el quehacer expositivo en este magnífico recinto.