Es esta exposición la herramienta se hace arte, participa y evidencia el largo y abrupto camino recorrido por los familiares de los detenidos desaparecidos.

Artista anónimo e improvisado – Carlos Piedra – captó el INSTANTE.

Al seguir y cuidar los pasos de su madre y de las DOÑAS en cada marcha, captura la esencia de aquellas mujeres, quienes a pesar del sufrimiento, iluminan al mundo con su determinación insobornable.

Soportes escritos, primicias del performance de aquellos años. Interrogantes estéticos que nos remiten indudablemente al espejo político contemporáneo. Nada se escapa al visor crítico en su periodismo militante para denunciar los crímenes de la desaparición forzada cometidos por el gobierno mexicano.